Blog de flamencoin

SEVILLANAS

Escrito por flamencoin 17-07-2016 en FLAMENCO. Comentarios (0)

Puede ser que las sevillanas tengan sus comienzos en la seguidilla castellana, pero es muy difícil definir exactamente el origen. Se hace tremendamente complicado empezar en una fecha concreta el comienzo de las sevillanas, ya que es el pueblo andaluz el que lo crea y lo hace suyo.

 

Cada casa, cada familia, y , prácticamente cada andaluz, baila las sevillanas a su manera, siguiendo las pautas del baile pero a su manera.

Las sevillanas tienen un compás de tres por cuatro al igual que el vals y se componen de siete coplas, aunque con el paso del tiempo terminaron por bailarse solo las cuatro primeras, por la gran dificultad que representaban el resto.

Cada copla se divide en tres partes representando los lances de una relación amorosa; la primera representa el encuentro; la segunda la seducción; la tercera la pelea; y la cuarta la reconciliación.

Las sevillanas se clasifican en grandes familias según su letra y entorno: 

 

Sevillanas de feria, se cantan y bailan en la Feria de Sevilla.

Sevillanas rocieras, son propias de la romería del Rocío.

Sevillanas corraleras, se cantaban y bailaban en los corrales de vecinos que existían antiguamente.

Sevillanas litúrgicas, suelen ser lentas y tratan temas de Semana Santa boleras.

Sevillanas boleras, se llaman así a las sevillanas que se bailan de forma diferente y propia, con gran dificultad, lo que hace que sean poco ejecutadas.

Sevillanas para escuchar, suelen ser lentas y difíciles de bailar. Lo importante en ellas suele ser la letra.

 

El cante por sevillanas es un estilo que no ha sido incorporado de lleno al campo del flamenco, aunque no han faltado artistas flamencos que las han grabado: La Niña de los Peines, El Mochuelo, Camarón de la isla, Paco de Lucía, etc…

 

Pero los intérpretes destacados a lo largo de su historia, han surgido del propio mundo de las sevillanas: Los Hermanos Reyes, Los Hermanos Toronjo, Los Romeros de La Puebla, Los Marismeños, María del Monte, etc…

 

La evolución de las sevillanas es una de las más dinámicas del flamenco. De la misma manera que la Argentinita fue la primera artista en bailar flamenco en un teatro, son suyas también las primeras grabaciones de este género. La Niña de los Peines contribuyó asimismo a engrandecer este cante aflamencado. 

   

No obstante, si tuviéramos que destacar un momento en el que las sevillanas adquirieron una mayor relevancia, desde el punto de vista flamenco, deberíamos ubicarlo cronológicamente entrado ya el siglo XX. Los grandes cantaores de la época incorporaron esporádicamente en sus repertorios alguna que otra sevillana.


RUMBA

Escrito por flamencoin 17-07-2016 en FLAMENCO. Comentarios (0)

El origen etimológico del nombre de “rumba” es “rumb”, onomatopeya del ruido que vibra.

A su llegada a España, pasa por los teatros y lo toman los intérpretes flamencos dándole un aire festivo, situándola entre el tango y la bulería. Así se aflamenca hasta formarse la rumba que conocemos en la actualidad, un cante mezclado con semillas indígenas, africanas y españolas.

La explosión de alegría que contenía la rumba convirtieron a la rumba en un cante de desahogo popular, donde intérpretes y público vivían lo que les estaba privado en su vida diaria.

La guerra de Cuba provoca un gran éxodo de artistas hacia las Canarias y la península Ibérica y la rumba que traen de sus tierras, también llamada en su primera versión flamenca “tango rumba”, se empieza a aflamencar..

La primeras rumbas comenzaba con un cante de solo una voz que contaba una historia. Después entraba un coro con una falsilla para seguir con baile individual o de pareja. Las primeras fiestas de rumbas se desarrollaban en solares y descampados de las afueras de las ciudades, y se acompañaban con instrumentos hechos a base de cajones, palos, cucharas y demás utensilios domésticos.

Grandes maestros del cante flamenco interpretaron rumbas a principios del siglo XX: Pepe Marchema, Pepe el de la Matrona, La Niña de los Peines, Manuel Vallejos y Bernardo el de los Lobitos. A pesar de ello, la rumba es el menos flamenco de todos los estilos debido a su ritmo afrocubano.

Quizás, Pere Calafat Maya (Peret), nacido en Mataró (Barcelona) en el año 1938, fue el cantante de rumba más influyente en los últimos tiempos, llegando a representar a España en Eurovisión en el año 1974, aunque uno de sus momentos más álgidos de su carrera sucedió cuando cantó para millones y millones de espectadores en la ceremonia de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

LA RUMBA, UNA EXPLOSIÓN DE ALEGRÍA, UN CANTE FESTERO